Foros de Montaña PiedraSobrePiedra, tu foro sobre actividades de montaña en internet

Categoría General => Foro General PSP => Mensaje iniciado por: YETI en 02 de Abril de 2008, 10:08:39 pm

Título: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 02 de Abril de 2008, 10:08:39 pm
Prefacio

¿Has visto el sol de media noche desde el Cabo Norte?. Ésta fue la pregunta. Una pregunta como otra cualquiera, o casi; porque las preguntas como las respuestas no serán lo mismo según quien, donde y como.

Porque esta pregunta me llevó a plantearme seriamente hasta donde había llegado y, lo peor de todo, hasta donde quería llegar.

Por eso del nacimiento de estas letras, por eso el intento de plasmar aquí los sentimientos y los pensamientos, por eso el abrir mi mente, y mi corazón, sobre estas hojas que no podemos olvidar que antes fueron algo vivo y parte de todo aquello que me hizo pensar y sentir. Así que no podemos obviar de la fuerza de la palabra, todos nosotros que estamos tan cercanos de otras fuerzas, como la de la amistad, la camaradería y la naturaleza.

En este juego yo creo poner las normas; no es así, no juego en casa, juego con tus normas, si las cumplo...logro mi objetivo, si no es así, me arrancaras lo que es tuyo.

Si logro mi objetivo... en verdad no logro nada, en verdad vuelvo a ser engañado y seducido, marcho para volver, marcho para poder contar quien eres y como eres, hablar de tus grandezas y tus miserias, de cómo al igual que me tiendes la mano me vuelves la espalda. Eres de mano suave, y de rápida cólera, tus cambios pueden ser previsibles, o pueden venir de improviso, provocando de forma insensible sonidos e imágenes feroces, fuera de toda humanidad, fuera de todo sentimiento.

Tu sabiduría es profunda, como lo son tus raíces, impasible e indiferente, ves pasar los años, cada invierno lo sufres en tus huesos, crujidos en tu solitaria compañía me hablan de tu sufrimiento, el blanco velo que cubre tus poderosos flancos te arranca la pétrea piel en el riguroso invierno. Cada primavera es tu renacer en la vida y en la luz, tu sangre corre pro barrancos y torrenteras a la llamada del deshielo, para secarte marchitamente en el verano cruel. En el otoño te despojas de las viejas ropas del año, para cubrirte de blanco y azul en el nuevo invierno.
En tus brazos acunas la caja de los sentimientos; tremendos odios, sufrimientos inhumanos, amistades inquebrantables, sufrimientos y sacrificios, amor; todo cabe en ti, ya sea como culpable o como testigo; No sé quien será tu vista y quien tu oído, si la cabra o el oso, si el águila o el buitre; tú que todo lo ves, tu que todo lo oyes.

Montaña, gracias por dejarme volver.

(CONTINUARA...)
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: pijipy en 02 de Abril de 2008, 10:22:33 pm
La madre que te parió Yeti!!! me has salido poeta, espero que sea pa bien. Está muy profundo el poema, aver como sigue.
Un saludo!!! ;ton
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: camarasa en 02 de Abril de 2008, 10:40:36 pm
muy bueno yeti. Enhorabuena!!!!!. Da gusto leer a gente que escribe tan bien. Este fue el relato que presentaste al concurso???
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: piedra en 02 de Abril de 2008, 11:21:14 pm
Muy bueno Yeti, a ver si te dan el premio  ;ttt
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 03 de Abril de 2008, 08:24:44 pm
el premio se ha declarado desierto, no entre nie n los finalistas...por eso me animao  a colgarlo aki, continuará....
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: Aroe en 03 de Abril de 2008, 08:50:13 pm

  Anímate y sigue colgando capítulos, que promete, y mucho ;king ;link
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: Juan Fco. Mariño en 03 de Abril de 2008, 09:41:26 pm
Pues la verdad y te lo digo con el corazón en la mano, es bueno, estas cosas en ocasiones no tienen buen criterio para juzgar, FELICIDADES  amigo YETI ;vie ;vie ;vie
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....SEGUNDA ENTREGA
Publicado por: YETI en 04 de Abril de 2008, 06:59:50 pm
CAPITULO 1
Huelva, 28 de Agosto.


La tarde no ha sido demasiado calurosa, y ahora, a eso de las 10 de la noche pasear es un placer en esta esquina de Andalucía.
Aún no he llegado a la terraza del bar cuando los oigo, las voces llegan muy alto, y las risas aún más. Supongo que el día les ha ido bien.

Cuando llego un corro de voces, y una ingente cantidad de botellines de cerveza, me saludan, al igual que el desorganizado material que llena el suelo de la terraza del bar: Cuerdas, arneses, express y demás paramento propio de un día de escalada. Sí, la tarde ha ido bien. Sebastián comenta, en su lenguaje peculiar, como habían trabajado la “Zorra de Pocahontas”, un sexto bastante exigente, con vuelo incluido. Los más modestos nos aguantamos con los V/V+ de la Peña, que de por sí tienen guasa.

Hay alguien nuevo en la reunión, una chica de unos 25 años, morena, ojos rasgados, por que no decirlo, bastante atractiva. Viste unas mallas de Trango, así que supongo que debe ser del ambiente. Bueno, como no se me da mal romper el hielo, y no siempre ha de ser verglás y a golpe de piolet, me siento con cierto desparpajo al lado de ella, pido otra ronda para todos, de cerveza claro está, y me presento:
-¿Qué tal?, Bueno, me presento, que éstos son una panda de impresentables, yo me llamo Jose, ¿y tu?
- Yo Ana, dirigiéndome esos dos ojos negros que parecían haberlos sacado del fondo del mar.
- Pues no te conocía, ¿eres de por aquí?, Vaya pregunta estúpida y topicazo que estaba soltando.
- De Córdoba. Es que no podía ser de otro sitio con esos ojos, pedazo de garrulo, me decía para mí mismo.
- Bueno supongo que escalas y esas cosas ¿no?
- Algo hago.
-Ah.

Desde luego la parquedad y frialdad de respuestas no me estaban animando mucho a continuar la conversación, y como yo no estaba para andar metiendo tornillos de hielo, me fui diluyendo poco a poco en la conversación del grupo, con alguna furtiva mirada hasta tierras cordobesas.
Llego la hora de irse, el día en las paredes y las numerosas cervezas comenzaron a pasar factura, así que poco a poco nos fuimos disolviendo, quedándome solo y recibiendo las últimas puyas por no haber acudido hoy a la cita con la pared.

La noche era fresca, y la brisa de la marea hacia sonar las hojas de las falsas plataneras, las calles estaba tranquilas; con un corto paseo llegué a casa. No me quitaba de la mente aquellos ojos negros.

Huelva, 29 de Agosto.
Es demasiado temprano para que ya esté sonando el móvil. Después de muchas semanas seguidas de campamentos me cuesta situarme en mi cama, en mi casa…. sigue sonando inmisericorde. Cuando alcanzo a tener conciencia de mí mismo doy un respingo de la cama y lo cojo al salto, quizás es cualquier movida del trabajo……
Un número desconocido.
-¿Diga?
-¿Jose?
-Sí soy yo, ¿quien es?
-Buenos días, soy Ana.
El tiempo que se detiene y dos ojos negros que vuelven a mi mente.
-Sí, sí… Digo esto sin mucha convicción, intentando poner un tono de voz decente.
- Te llamo porque los del grupo no han quedado hoy para nada… y a mí me gustaría aprovechar un poco más el tiempo.
-Bueno no sé, ¿Qué tenías pensado?
-Dime tú que eres el autóctono.
- Igual, si te parece, quedamos a la tarde en el local. ¿A eso de las seis te viene bien?
-De acuerdo, ahí nos vemos
-Vale, besos.
-Adiós.

¿Y esto a cuenta de qué? No lo sé pero tampoco me planteo marearme con el tema, a las seis se verá.

El sol calienta todavía en esta tarde de agosto, y más, para meterse en un rocódromo cubierto encerrado en un local de una asociación juvenil, pero es lo que hay. Aquí no hay rocos y lo que hay está mal gestionado o son inaccesibles por la mala burocracia. Así que siempre sabemos dar las gracias a los chavales que un día tuvieron la idea de montar el roco, de su esfuerzo y de su dinero.

Llego a la puerta y nadie. Con cara circunspecta abro y aprovecho para ir levantando persianas y abriendo ventanas. Suelto la mochila y saco el mp3, lo conecto a los altavoces, que en su día instalaron en lo alto de los paneles. Los Red Hot Chili Peepers me acompañan mientras organizo un poco las colchonetas al pie de los paneles, bueno, colchonetas algunas, el resto colchones que hemos recuperado de los contenedores de la basura. Los paneles no tiene excesiva altura, así que no nos aseguramos, saltando a pelo y atentos a caer bien sobre las colchonetas. Siendo puristas se trata más de un boulder bastante grande más que de vías verticales.

Repaso el material, lo típico: que si frota un poco la suela de los gatos, compruebo la bolsa del magnesio, que el rocódromo se lo bebe y no sale gratis… y empiezo a calentar. Un poco de movilidad articular, un poco de estiramiento de músculos y tendones, el repiqueteo habitual de huesos…hala, y a la pared poquito a poco.

Estoy a mitad de una vía de grandes cazos para ir calentando cuando suenan unos golpes tímidos en la puerta. Salto sobre las colchonetas y me acerco a abrir.

-Hola
-Hola, perdona el retraso.
-No pasa nada, entra que ya empecé.
Ana pasa y se sienta en el sofá donde empieza a cambiarse, y yo, con una medio mirada de reojo, me vuelvo a la pared. Está muy atractiva embutida en las mallas, y el pelo le cae suavemente sobre los hombros mientras que lucha para calzarse los gatos.

-¿Puedo? Pregunta Ana desde abajo.
-Entra entra. Y se me cuelga de un panel de regletas donde como técnica de agarre no cabe otra que arco máximo. Es buena, muy buena.

Me descuelgo para dejarle espacio y verla evolucionar. Los movimientos son seguros, armónicos y de un ritmo y cadencia regular. Me siento por aquello de que quizás me guste más ver escalar que escalar.
Me animo y me meto al panel, ejercemos una bella danza en el panel, intentando realizar los movimientos con facilidad, y a la vez no  molestarnos mutuamente; nos evitamos en la plancha, pasamos un o por encima de otro, aguantamos un bloqueo hasta que el compañero termina un paso delicado......
En un mano-pie Ana pierde adherencia y acaba de culo sobre las colchonetas. Salto a su lado; soltamos unas risas y nos miramos.
-¿Estas bien?
-Perfecta
-¿Y para este verano? ¿Algún proyecto a la vista?.
-Solo descansar. ¿Y tú?
- Pues no sé, tengo ganas de hacer muchas cosas, pero como no me plantee algo concreto creo que al final no haré nada.
Ana me mira desde esos ojos negros y la verdad es que no sé lo que piensa, lo cual me pone algo más nervioso si cabe.
-La cabeza se nos llena de proyectos a diario, en cada segundo de nuestra vida, llena de ilusiones o de emociones de las que queremos participar. Es natural que nos queramos acercar a aquello que nos parece lejano y distinto. Es la constante búsqueda de lo que queremos ser, no de lo que queremos hacer. El hacer es simplemente la representación física y palpable de lo que buscamos sacar de nuestro interior, de todo aquello que queremos que forme parte de nosotros, porque si no forma parte de nosotros como vamos a sentir que somos eso mismo. Por cierto ¿Has visto el sol de medianoche desde el cabo Norte?.

    La verdad es que no sé que cara se me quedaría después de todo lo que acababa de escuchar. Pero la mirada de esta mujer se me clavaba en las pupilas pidiendo una opinión.

-No, no he visto el sol de medianoche.
-Yo tampoco. La respuesta me dejó helado. Pero no me importa, porque aunque no lo halla visto sé lo que es y lo que supone conseguir verlo. Así que me sirve para saber lo que quiero ser y como quiero llegar a serlo. ¿Lo sabes tú?

No recibió Ana una respuesta, además, dudo mucho de que la deseara. Continuamos hablando de otras cosas que ya solo podían parecer triviales. Terminamos el entrenamiento y con un par de besos y un hasta luego nos despedimos.

No volví a saber de ella
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: piedra en 06 de Abril de 2008, 04:56:05 pm
 :cool2 :cool2 :cool2
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: alfredo en 07 de Abril de 2008, 06:23:46 pm
Sí ya te lo dije yo, Yeti. Vale más hacer una cooperativa y publicar por nuestra cuenta. Además, para el que no lo sepa, la regla general en los concursos literarios es que los jurados sean siempre los mismos. Yo te voto en Valladolid, tú me votas en Gijón y a Perico le damos el premio en Cádiz...

Aprovecho la ocasión para solicitar de nuevo- ya lo hice hace unos meses- a la administración del foro la apertura de una sección literaria.


Saludos. ;the ;the ;the

Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: piedra en 07 de Abril de 2008, 06:31:18 pm
Una seccion literaria?? pero si ya tienes tu rincon en Piedra Sobre Piedra http://www.piedrasobrepiedra.com/especiales/index.htm  ;11 ;11 ;11
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: chiruca en 08 de Abril de 2008, 08:57:54 am
Que bonitooo, hacia mucho que no decia ni pio, pero os leo cada día
Enhorabuena Yeti..escribes muy bien ;p11
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 08 de Abril de 2008, 08:03:03 pm
Gracias a todos por vuestros comentariosss. Escribo por disfrutar y k mejor k disfruteis vosotros tb de ello. Abrazis y besos
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: Aroe en 08 de Abril de 2008, 10:26:10 pm
 
  Genial tío...Lo que más me gusta es lo de...."No volví a saber nada de ella"....¿Por qué me gustarán esos finales?..a lo mejor es porque vamos dejándonos jirones del alma en la gente que conocemos.

  joer que serio..perdón ;ll
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 15 de Abril de 2008, 09:21:34 pm
CAPITULO 2
Jerez del Marquesado (Granada) 6 de Septiembre.

-¡Killooooo! ¡Venga ya que se nos va el día!. Esa es una de mis frases más repetidas cuando salgo con la cuadrilla a la montaña. Y es que aquí cada uno tiene su ritmo. Y no me refiero a eso del ritmo de marcha ni nada parecido. Algunos estamos listos desde las seis, pero otros aún andan guardando el saco.

Nos hemos reunidos unos cuantos para realizar la Integral de Sierra Nevada, así como unos 50 kilómetros donde pasamos por 10 picos que superan los 3000 metros. Esta noche hemos dormido en los coches, o algunos como yo fuera de ellos. Así que las caras no son desde luego de lo más bellas en este amanecer.
Hemos decidido hacer la travesía en dos etapas, así que el día de hoy lo terminaremos con un vivac en el Mulhacén (3482 m.), casi en el meridiano perfecto de los 25 kms.

El grupo es diverso: Igor, alias el vasco, Víctor Girona, Iñigo, Rober y Capela y por las féminas únicamente Lorena, más el que suscribe. En total 7 almas, y muchas ganas de subir y sudar.

El sol pega fuerte desde primera hora, y estamos a altitud suficiente para que las radiaciones nos ataquen de firme. Toca subir duro, pues dejamos los coches a 1200 mts. Y, pasando por el refugio de Postero Alto, tenemos que llegar al Picón de Jerez para alcanzar la altitud de “crucero”, más o menos 3090 mts.

Terminamos de asearnos como podemos, algunos vaciando las cantimploras y otros a golpe de toallitas para bebés. Desayunamos ligeros, algo de muesli, algo de yogurt y fruta, una barrita a la boca y zumbando para arriba. Alguno que otro se dirige ladera abajo con el rollo de papel en la mano; será por aquello de aligerar peso….
 
Las primeras cuestas se suben de buen humor, chistes, voces e imprecaciones, intentando refrenar a los que intentan poner un ritmo menos conservador, tiempo habrá de correr.

A media subida paramos por primera vez, aprovechamos para tomar algo más sólido al resguardo de las paredes del refugio de Postero Alto. Es preciosa la configuración de este refugio, imitando a los antiguos poblados mineros de esta zona. Está muy bien equipado y el acceso con vehículos es factible con buen tiempo; con nieve y hielo ya es otra cosa.
En el interior del refugio se empiezan a oír sonidos familiares: velcros que se despegan, cremalleras, el afilado silbido de un hornillo…. Sin molestar, y tras un ligero picoteo, reanudamos nuestra marcha, enfilando ya el Picón de Jerez. Llegan ruidos incluso de la lobera, a alguien se le hizo de noche, o no estaba por pagar refugio.
El día acompaña, es luminoso, y el aire se respira fresco y limpio. Las gafas de sol nos acompañan desde primera hora. Vamos avanzando entre unos tojos almohadillados, sientes la tentación de tocarlos, pero sus púas son crueles. Quien los conoce sabe que son muy capaces de atravesarte las protecciones del bajo del pantalón. Al sur, muy cerquita ladera abajo observamos un grupo de caballos, hay yeguas y algún potro. Es desde luego una estampa muy bonita, enmarcada entre prados y agrestes paredes. Se me viene a la mente la “rapa do bestas”.
Tenemos a nuestro frente el Puntal de las Juntillas, y un poco más al norte está el Picón del Jerez. Me detengo para tomar algunas fotografías. La imagen es preciosa, la luna se destaca aún sobre el Picón, con el pétreo barranco del Alohí a sus pies. Tengo la sensación de estar observando la luna desde la luna.
Una pedrera cruel nos lastima los pies en las últimas rampas, y la trepa del final nos lleva hasta la cuerda. Nos abrigamos rápido, pues la parada fotográfica y el contemplar el paisaje seguramente nos enfríe. Me encanta la sensación que produce tanta cálida ropa mientras recuperas las pulsaciones y oteas el paisaje a la búsqueda del siguiente objetivo.

Ya estamos cerca de la divisoria, y los cordales, que nos servirán a partir de ahora como vías de acceso, nos facilitan mucho las cosas, amén de estar muy atentos a las laderas que nos encuadran, que en ocasiones tienen más de 300 metros de caída. Alcazaba, Mulhacén y Veleta se destacan tremendos contra un cielo límpido.

No avisa, dicen que sí, pero la verdad es que no avisa. Me sugestiono pensando que es una pájara, pero sé que es imposible, estoy perfectamente hidratado y he comido lo necesario y justo. No, no es una pájara. Recordando a Enric Subirats me apunto tres puntos: dolor intenso de cabeza, náuseas y un suelo que se mueve a mis pies. No atino a identificar la cabecera del barranco del Alohi, se me confunde con la cuerda. Así que es verdad, el mal de altura existe, me digo para mis adentros. Mi cara debe ser un poema, nadie se atreve a gastar bromas ni a sacarme una foto tendido sobre el aislante y encerrado en la chaqueta con la capucha calada hasta los ojos. He adoptado mi posición natural para dormir e intento que las pulsaciones que siento en mis sienes desaparezcan.
El viento sopla con una fuerza feroz sobre el cordal, el día está claro pero el viento es el gran enemigo. Nos apoyamos contra unas piedras que alguien colocó en su día simulando un vivac, Iñigo y Rober lo mejoran añadiendo más piedras y colocando las mochilas como cortavientos. Funciona.

No hay cuartel. Comemos algo de melón que Víctor cargaba en su mochila como premio para la primera noche e iniciamos el descenso. Igor y Capela se habían separado del grupo, alcanzando el Picón del Jerez y tardamos más de una hora en contactar con ellos e informarles de la situación y del forzado retorno.

Así, desde el Puntal de las Juntillas iniciamos el descenso, la mitad del grupo se adelanta rápidamente hacia el refugio del Postero, y el resto nos quedamos rezagados aguantando mi penoso ritmo. A partir de la Piedra de los Ladrones el descenso se convierte en pesadilla cuando al mal de altura le unimos unas rodillas que no funcionan, el dolor se une a las náuseas y uno empieza ha hacerse preguntas del tipo “que carajo hago yo aquí”. Lo peor es que el refugio se ve durante todo el descenso, pero parece que una fuerza invisible lo empuja un poco más allá a cada paso que doy.
Casi dos horas de descenso en zigzag, levantando a cada momento la vista buscando el anhelado refugio, para tropezar con mis inseguros pasos; me voy colocando pequeños objetivos para no pensar en el dolor lacerante que atraviesa mis articulaciones. Cada pequeño hito de la Loma de Enmedio se convierten en metas volantes que, paso a paso, me llevan a la puerta del refugio: Refugio Base Postero Alto. Eso dice el cartel de la puerta.

Taciturno me dejo caer en el banco de la puerta y las piedras de la pared se me clavan crueles en la espalda, no importa. Respiro hondo, ahora no me siento tan mal, supongo que será pura sugestión por haber arribado al refugio. Me hace bien estar aquí sentado solo durante unos minutos, saboreando por una parte el objetivo cumplido de llegar al refugio, y por otra, sintiendo el desagradable sabor de una derrota que no me ha permitido disfrutar ni de un día completo de libertad. Consigo entrar en un estado digno, aún soy capaz, al menos, de cargar con mi mochila, de no arrastrarme por el suelo ni tener que ser apoyado por algún compañero.
Los jóvenes guardas del refugio no me dicen nada, saben a que atenerse. Los adelantados compañeros nos esperan en una mesa larga rodeados de latas de cerveza y rumiando parte de las vituallas que llevábamos para la travesía.

Los comentarios son cortos y taciturnos, se escucha alguna risa, se abren latas de cerveza una tras otra; pero todo el mundo se siente muy cansado, a la vez que veo en sus caras rasgos de frustración, de insatisfacción del objetivo no cumplido. No importaba hacer la integral en tres días en vez de dos, importaba hacerla, y a las pocas horas de empezar los obligo a volverse cargados de un compañero incapaz de seguir adelante.
Desde luego que hicimos lo correcto, “la fortaleza de un grupo se mide por la capacidad del más débil”. Todo el mundo conocemos esta y otras sentencias parecidas, llenas de sentido común, el menos común de los sentidos en ocasiones, pero, no me fastidien, aquello fue un fracaso, y esa sentencia, lejos de animar el espíritu, en aquel preciso instante, no era más que una pesada losa que tendría que soportar encima durante varios días.

Hicimos noche en el refugio, que se encontraba bastante animado, y nos vino bien una ducha caliente y una cena medio decente. Yo me abstuve de la cena, tome algunos zumos, me cargue de dos botellas de agua, así como de un cóctel de metamizol, ibuprofeno y diclofenaco y con un tremendo dolor de cabeza me metí en el saco. Tampoco me ayudaba ver a todos montañeros dando los últimos retoques al material antes de salir la madrugada siguiente hacia las montañas.

Me derretía literalmente dentro del saco. Nunca me había parecido mi saco tan cálido y confortable, me sentía arropado por él y me arrullaba el viento que empezaba a aullar desde las cumbres. Las contraventanas de metal repicaban rítmicamente y sentía como por una exigua rendija se colaba un poco de luz de luna, nunca había visto una luz tan pura; un pequeño haz de luz llegó hasta mis manos, colmándolas de un plateado brillo, las observé con detalle, me parecían fuertes y curtidas, pero hoy no había demostrado tal cosa, hoy, por más que debían de haber sido signo de la fortaleza que me llevara cumbre arriba, aferrando con firmeza y ligereza mis bastones, no habían sido otra cosa que un débil manto que cubriera mis sienes y mi faz cuando el dolor se volvía mas presente que cualquier otro pensamiento o sentir. Las cumbres, que deshilaban este manto de plata, desampararon mi espíritu y mi cuerpo. Un gran vacío clavado en mí.

A la mañana siguiente me levanté plenamente restablecido, que ironía. El dolor de cabeza había desaparecido, y, sorprendentemente, en el ámbito muscular estaba intacto, ni pinchazos, ni “agujetas”, ni siquiera dolores articulares en mis maltrechas rodillas y tobillos. Para volverme loco. Empezaba a plantearme seriamente si no fue mi cabeza la que dio marcha atrás.
A pesar de ello me levanté poco hablador, lo cual no es usual en mi carácter. Salí fuera y me encaré al enorme cortafuego. Dirigí una mirada al Puntal de las Juntillas y otra al Picón de Jerez, una mirada dura y desafiante, incluso cobarde desde la protección de las paredes del refugio. Tras ello me volví, empacamos, cargamos la furgoneta e iniciamos el regreso. El resto del grupo no sé, pero yo tenía muy claro que tendría que volver.

continuara.......
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: Miravete en 16 de Abril de 2008, 10:17:27 pm
YETI, casate conmigo  ;p11
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: Aroe en 16 de Abril de 2008, 10:36:48 pm

   Oye!!!, que me estás enganchando, y que bien has descrito lo que es una pájara en alta montaña, lo que se sufre...por tí y por los que te acompañan, y muchas veces no sabes si viene de la cabeza, esa sensación que a veces te envuelve de querer volver y sin embargo sigues por inercia deseando que ocurra cualquier cosa que justifique darse la vuelta.

   Genial ;coo ;link :cool2
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: piedra en 16 de Abril de 2008, 10:52:25 pm
si es que al final vas a tener que firmar autografos en la kedada yeti
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 17 de Abril de 2008, 10:00:38 pm
jejejejjejeejeej, ya sera pa menossssssssssss.

La version integra kreo k cuando piedra tenga un ratin lo colgara en la Web. Gracias a todossss
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 17 de Abril de 2008, 10:13:55 pm
machooooooooooo k son cien foliosssssss   ;sm ;sm ;sm
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: chiruca en 17 de Abril de 2008, 10:22:57 pm
Pero..integra aún no esta verdad? Espero que no nos quedes "a medias" es muy interesnate tu relato y me gustaria que "alguien" me explicara lo del "mal de montaña" que se siente? o cada persona siente una cosa?
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: Miravete en 18 de Abril de 2008, 09:15:56 pm
Pues YETI, en plan poeta, nos lo podías leer en la noche de la KDDA en Gredos... :cool2 :cool2 :cool2

machooooooooooo k son cien foliosssssss   



juas juas, me parto y me troncho  ;mou
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 18 de Abril de 2008, 11:14:47 pm
Huelva, 1 de Septiembre.
Por fin terminó la campaña de campamentos. El verano ha sido largo y muchos los niños y mayores con los que hemos compartido experiencias, buenas y no tan buenas.
Mi trabajo en la empresa de turismo activo toma ahora un giro de 180 grados. Toca visitar clientes y diseñar actividades y programaciones.

Por fin me he reunido con mi entrañable amigo Jose  Manuel Chacón, mi mentor en el deporte de la orientación y uno de mis mejores amigos y guía de senderismo.
Acabamos de cerrar los trazados de senderismo para el grupo de la Universidad  de Huelva. Este año la cosa va a estar más relajada. El “núcleo duro” va pidiendo menos guerra en los montes, así que diseñamos unas rutas más asequibles. Este núcleo está compuesto no por los senderistas más duros de la universidad, sino por los más veteranos y constantes, que desde cuatro años atrás no pierden oportunidad de salir al campo con nosotros.
Pero todo tiene un trasfondo distinto para este año. Solo hago pensar en las prospecciones de las rutas y en las ejecuciones con el grupo, Ya no pienso en ellas como un fin, pienso en ellas como un medio. La integral sigue quemando mi interior.

Chacón, como excelente preparador físico, me ha confeccionado un plan de entrenamiento basado en el atletismo, pero, como sabe lo poco aficionado que soy a correr, lo hemos intercalado con sesiones de rocódromo y orientación. Los gimnasios conmigo no se harán ricos.

Además hoy la puntilla me la ha dado un individuo, de esos que tienen en su despacho más fotos de ocho miles que las que pueda tener Reinhold Messner en su casa, pero claro, jamás ha pisado uno, ni siquiera el circo Concordia con un trek comercial. Le conocemos en el mundillo como “el especialista”. Espero que todos capten el cinismo que impregna estas letras.
- Oye, que me he enterado de que en la integral nada más empezar de vuelta…¿qué pasó?
- Nada, que me puse malo. Respondí con el tono más seco del que fui capaz.
Y de mientras para mí pensando que este “especialista” se retiró en el Veleta, pero claro..., mejor callado. Gasto poco de orgullo, o casi nada, pero como en la mayoría de los casos no es que te dicen, ni si tiene razón o no, sino quién te lo dice.

De todas formas hoy no va ha ser un buen día para desfogarme en el entrenamiento, pues acabo de perder una oportunidad única de pegarme 15 días en Menorca como instructor de buceo deportivo a gastos pagados. El trabajo es el trabajo..etc…etc….etc.



6 de Septiembre
Impresionante, sin duda.
Estamos terminando un curso de seguridad para actividades en el medio natural, y no podríamos tener mejor profesor. Mariano nos guía durante estos días en los que aprendemos a tener una conciencia más responsable aún en las actividades en las que nos movemos diariamente.
Que distinto es cuando alguien con su experiencia y saber hacer te habla y te explica. Parecemos esponjas, lo absorbemos todo y todo parece realmente fácil. Adquirimos las técnicas con una rapidez pasmosa. Sin duda estamos muy receptivos, pero la mano del instructor parece prodigiosa. Reuniones, anclajes, polipastos y reenvíos se convierten durante unos días en nuestro único tema de conversación. Que no haga falta ponerlos en práctica es nuestra coletilla final.
Sin duda resulta divertido practicar todas estás técnicas colgados de las espalderas de un pabellón cubierto o de la estructura del techo. Progresiones y descensos que realizamos de todas las maneras, con todos los “cacharros” habidos y por haber, así como con todos los nudos que podemos, Prusik, Machard, Klemheist, Bachman y compañía desfilan ante nuestros ojos y se deslizan entre nuestras manos. Me encanta el Belunés.

Los días de práctica de campo son geniales. Acompaña el tiempo y las ganas de aprender y pasarlo bien son muchas. Somos un grupo muy heterogéneo, y eso le da riqueza a estos momentos. No faltan los nervios en algunas maniobras, y alguno que otro “arranca la moto” en ciertas situaciones. Pero no pasa nada, y la repetición y entrenamiento nos lleva a tener más seguridad en las maniobras y en nuestros movimientos. Acabamos realmente dominando las maniobras, y el sentido común y las técnicas aprendidas nos lleva a solucionar todas y cada unas de las situaciones que se nos plantean en las prácticas.

Pero es duro, y todos acabamos realmente cansados.

Cualquier duda y tema da lugar a una clara, extensa y completa explicación, más allá de lo que viene en manuales y cuadernos UIAA. Que verdad que la experiencia es un grado. Mariano se convierte sin duda en el mejor consejero y mentor en lo que a montaña se refiere, y ando deseando salir pronto con él al campo. Nos hemos planteado una Vía Ferrata cercana, en Antequera, bastante asequible según Mariano, y en la que podemos poner en práctica varias de las técnicas aprendidas en el curso.


29 de Septiembre
Me estoy cansando de tener que levantarme temprano.
Pero sarna con gusto no pica, son más o menos las 5 de la mañana cuando un humeante café con leche escolta al papelón de churros que pretendemos meternos entre pecho y espalda. Mariano como siempre a lo suyo: café solo, largo americano. Perfecto para los problemas de regularidad.
Los churros como siempre están deliciosos, y no sé si por hambre o por nervios me cargo casi al completo el papelón.

Siempre me ha resultado singular este punto de Huelva, los aficionados al monte desayunamos mochila a la espalda prestos para salir a echar el día. Se confunden mochilas, chaquetas y bastones. Por otro lado, la mayoría de la gente que viene de vuelta de la marcha nocturna también se pasa por este bar y por esta churrería. Y como es normal, se ve de todo; pero lo gracioso es que nadie nos mira como bichos raros; bueno, alguno un poco pasado de alcohol sí, pero la mayoría nos mira con pereza, e incluso, creo, que con una chispa de sana envidia en la mirada.

Siempre animo a ello a quienes conozco, a dejar un viernes por salir de copas y venirse con nosotros, aunque sea a dar un paseo por nuestra sierra, que dicho sea de paso, muy poca gente conoce. Mucha gente me habla de los Picos de Europa, de Cazorla, de Grazalema… sitios con nombres rimbombantes para el turismo de interior. Y la pena es que a poco más de una hora tiene lugares de una belleza increíble, tanto, que cuando alguno ve fotografías te dice que “¿dónde es eso?”.

Pero bueno, tras el desayuno tomamos la autovía dirección Sevilla, para una hora escasa después enfilar ya dirección Málaga. La autovía no carga demasiado tráfico, así que tranquilamente y sin prisas llegamos a Antequera, donde, como es de rigor, tomamos el segundo desayuno del día.
Adoro Antequera, la conozco desde pequeño ya que mi padre es del cercano pueblo de Álora. Siempre me ha parecido enorme y de una gran actividad.
Después del merecido segundo desayuno cruzamos la localidad y en el cruce del Torcal nos dirigimos dirección Valle de Abdalajís, y, unos pocos kilómetros adelante tomamos un polvoriento carril de tierra. Dejamos a un lado un pequeño cortijo donde ya llevan horas con sus labores y tras abandonar el coche nos dirigimos al pie de la vía. Cargamos con el usual juego de mosquetones, cintas y el sistema de vagas de anclaje y disipador propio de las ferratas. Añadimos 30 metros de cuerda auxiliar de 8 mm, por lo que pueda pasar. Añadimos también una pequeña polea Basic.
La mañana resulta fresca, con algunas nubes altas, blancas y esponjosas; pero el aspecto del sol promete castigarnos durante toda la jornada.

El primer tramo de la ferrata es bastante vertical; se trata del extremo de un espolón del cerro, que tras unos 50 metros verticales termina en una afilada cresta que se separa de la pared unos 10 metros. Se suceden las bromas y los chistes mientras subimos trabajosamente. Repetimos continuamente los mismos movimientos para asegurarnos con los dos cabos de anclaje al cable, ahora uno, luego el otro, ahora los dos… es un movimiento mecánico, del que mejor no despistarse. El lubricado previo de los mosquetones hace que los cierres automáticos funcionen suavemente y a la perfección. Empezamos a agradecer los guantes que nos protegen en estos peldaños metálicos, pues encontramos algunos con rebabas y zonas de los cables con bastantes bicos.

Terminando de cantar aquello de “tu reinabas detrás de la barra…..” Llegamos a la cumbre de este primer promontorio. Ahora tenemos ante nosotros dos cables que nos unirán en una corta tirolina de más o menos 10 metros con nuestra pared.
No quería creérmelo, pero es verdad. En uno de los cables hay montada una polea, ¡de tendedero!, y lo que es más fuerte, Mariano me asegura que se usa. Alguien debería hacer un test de laboratorio a las poleas de tendedero, pues puede que los fabricantes de material técnico lleven muchos años engañándonos. La cuestión es que yo no me fío.
Mariano se engancha a la polea de tendedero y se reasegura al otro cable con un mosquetón y una vaga. Se lanza y poco a poco se va frenando debido a la comba. Hace los últimos metros a fuerza de brazos y tras enderezarse, se ancla a la pared. Desengancha arnés de polea y suavemente recupero la polea y el reaseguro. Para algo sirve la auxiliar.
Dejo la polea de tendedero al inicio del cable y me engancho con la Basic al cable, me reaseguro al segundo cable y me tiro con ganas, aprovecho la inercia y con algunas brazadas me alzo contra la pared. Unos segundos de pataleo y de tirones a fuerza de brazos, Mariano me lanza una Daisy, un poco mas de pataleo y me alzo sobre la repisa. Resoplidos y brazos como tablas durante un par de minutos. El material vuelve al porta y reiniciamos nuestro peregrinaje vertical.

Este tramo vertical nos lleva hasta un suave hombro que superamos sin más complicaciones. Aquí nos espera ahora cerca de una hora de pateo hacia el circo. El sol está muy arriba, casi es mediodía. Y nada más superar el hombro hacemos una parada técnica: refrescarnos, comer algo y orinar, que hacerlo colgado de la ferrata queda feo, aunque hoy somos los únicos en esta pared.

Esta soledad bien acompañada me produce una gran satisfacción. Todo es perfecto, el tiempo acompaña aunque calienta, el aire es límpido y las nubes, escasas, adquieren caprichosas formas, tanto que durante un rato jugamos un poco al quien es quien de las nubes, la imaginación vuela y nos reímos de las ocurrencias de uno y de otro.

- Es hora de arrancar, dice Mariano
Con pereza comenzamos el pateo que nos acerca hasta un primer circo que rodeamos por la derecha para dirigirnos al superior. Ahí está, ya lo vemos con claridad y, poco a poco, distinguimos las dos canales por las que tenemos que ascender.
Son dos canales paralelas, con un pequeño espolón intermedio. Nos acercamos observando la canal más a la derecha, allí, sobre el espolón intermedio ha de estar nuestra vía.
Y así es, cerca de la una del medio día empezamos a ascender, no hay pasos complicados y la ferrata está bien equipada, el patio desde aquí es espectacular. Subimos y subimos sin parar, apenas hablamos, ya hay ganas de llegar arriba; sin pausa pero sin precipitación avanzamos. Nos vamos alternando en la cabeza y alguna que otra piedra si vuela, sin más novedad que algún impacto leve contra la mochila. Nunca está demás el casco, aunque hoy se nos estén recociendo las neuronas dentro de ellos. El calor aprieta y me ducho vaciando parte de mi camelbak dentro del casco, sienta bien. Mariano protesta, le ha alcanzado parte de mi rudimentaria ducha. Soltamos unas risas y me asegura que aquello me costará pagar la libación a la vuelta. Eso está hecho.

Por fin arriba. Un bloque y una repisa nos da la bienvenida. Sobre el bloque hay atornillada una placa con tres nombres, supongo que son los equipadores de la vía. Un poco más arriba nos detenemos en una preciosa hoya en miniatura, cubierta de una alta y espesa hierba verde que nos llega por las espinillas. Arnés, casco y demás material van a caer al interior de la mochila y empezamos el camino a la cumbre. Llegamos a la cuerda y allí nos espera una cresta no muy complicada que en un corto paseo nos lleva a al vértice de la cumbre.
Por fin la recompensa: un paisaje enmudecedor, donde se suceden las cumbres una tras otra y las nubes juegan vertiginosamente en sus laderas, suben y bajan a capricho, como si fuera la mayor diversión del mundo. Vemos puntos claros en laderas y paredes, sin duda ganado disperso que pace con tranquilidad, ajeno a la belleza del paisaje que les rodea y les alimenta. Nos embobamos durante cerca de una hora, mientras nos alimentamos nosotros también y nos preparamos para el descenso, arnés y demás impedimenta vuelven a salir de la mochila, pensaban los muy truhanes que por hoy habían cumplido.
A pesar de existir una ruta de salida a pie, el descenso lo realizamos por la misma vía. Por aquello de castigarnos un poco y practicar algunas técnicas.

Así que empezamos a descender alegremente después del objetivo cumplido. Nos reímos y disfrutamos del entorno, sin olvidar llamadas a la prudencia, no vaya a ser que al final….
Mariano me silba desde arriba y miro en la dirección que me indica, las nubes se nos acercan lentamente, pero inexorables, y lo peor, han cambiado de tono, de un blanco inmaculado a un gris plomizo que no presagia nada bueno. Miro el reloj y el barómetro va cayendo poco a poco. Una ferrata no es el mejor sitio para estar enganchados en medio de una tormenta.
Empezamos a descender con más premura, muy atentos a agarres y maniobras. El descenso se vuelve carrera cuando llegamos a la zona de la travesía a pie. Corremos muy atentos a nuestros tobillos y llegados al hombro, nos enganchamos al penúltimo tramo de vía, desde aquí casi se ve la tirolina y el espolón a bajar por último. Gruesos goterones empiezan a golpearnos cuando nos anclamos para pasar la tirolina. El repiqueteo de la lluvia contra el casco es ensordecedor. Hablamos poco, nos comunicamos más que nada por gestos y miradas. Remontamos rápidamente la tirolina y nos dirigimos hacia el espolón cuando vemos los primeros relámpagos en el horizonte. Optamos por el ráppel. Montamos la auxiliar en doble, hacemos el nudo de final y la lanzamos. Queda bastante vertical y pegada a la pared. Buena cosa. Mariano rappela el primero y salva los primeros 10 – 12 metros de bajada. Le sigo velozmente y recuperamos, montamos de nuevo y bajamos lo más rápido que podemos. El agua corre por nuestras caras. Benditos guantes que ahora nos dan un agarre extraordinario. Así por tres veces montamos el ráppel y descendemos los últimos tramos por la vía. Una vez al pie de la vía recogemos todo el material metálico, lo metemos dentro de las mochilas y pateamos con las cabezas bajas por la lluvia hasta el coche. Tras arrojar el material al maletero nos metemos dentro. No hace frío, pero el agua corre ya por todas las torrenteras.
En ese momento se nos erizan los pelos de cabeza y brazos, nos miramos uno al otro. La detonación fue increíble, y la luz cegadora.
- De la que nos hemos librao, tito.
Salimos de la pista antes de que se convierta en un barrizal impracticable y nos dirigimos de nuevo hacia Antequera.

Mientras las migas y el vino se deslizan por el gaznate, Intento no desbocarme hablando de todos y cada uno de los pasos de la ferrata, pero es difícil. Las sensaciones son muchas, ricas y variadas. Mariano me mira con una media sonrisa en los labios. Me siento muy satisfecho de mí mismo por haberla realizado.
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: Aroe en 24 de Abril de 2008, 11:09:08 pm


 
  De verdad, cuando se lee parece que lo estás viviendo :cool2 :cool2 :cool2 ;king ;jap.

 
 Una curiosidad...¿ Eres capaz de tomarte un paquete de churros para desayunar  ;wow?, a mí que parece que por la mañana me ponen ???  un nudo en la boca del estómago
Título: Re: "SOL DE MEDIANOCHE" UN MODESTO RELATO.....
Publicado por: YETI en 25 de Abril de 2008, 04:40:01 pm
 
 Una curiosidad...¿ Eres capaz de tomarte un paquete de churros para desayunar  ;wow?, a mí que parece que por la mañana me ponen ???  un nudo en la boca del estómago


y dos.... jejejejeejee